'El humano que se te parece'

de René Philombé

*

Llegué y llamé a tu puerta

Llegué y toqué tu corazón

con el fin de obtener un lecho para descansar

y un escaño al lado del buen fuego bienhechor

¿por qué me rechazas?

Ábreme, hermano mío!

.

¿Por qué preguntarme

a mi si soy de África

si me crié en América

si provengo de Asia

o si nací en Europa?

¡Ábreme, hermano mío!

.

¿Por qué preguntarme

por el largo de mi nariz

el espesor de mi boca

el colorido de mi piel

o el nombre de mis dioses?

Ábreme, hermano mío!

.

Ni soy color negro

ni soy pintura roja

ni pigmento amarillo

ni coloración blanca

sino sólo un hombre

Ábreme, hermano mío!

.

Ábreme tu puerta

descorre tu corazón

porque soy un hombre

el hombre de todos los nacimientos

el hombre de todos los firmamentos

¡Ese hombre que es tu semejanza!